Mi noche familiar con KISS

Kiss estuvo presente en mi vida desde muy pequeño. Mis primos mayores eran (o son, tengo que preguntarles) grandes seguidores de la banda, tenían muchos de sus discos LP y yo realmente adoraba sus portadas, sobresalían de entre la enorme colección de viniles junto a la consola.

"¿Menudo, Luis Miguel, Los Pitufos… Mimoso Ratón?… ¡guácatelas! Mejor estos que escuchan mis primos todo el día ¡estos monos si están chilos!".

En efecto, Kiss sólo eran unos monos para mi, personajes que bien pudieron haber salido de la mente de un historietista (sé que Kiss tuvo su cómic pero ese es otro boleto). Simplemente sus atuendos y maquillaje los hacía parecer venidos de otro planeta. Tenía la noción de que tocaban la guitarra o algo, pero hasta ahí; un preescolar como yo, de música sólo le interesaba Cri-Crí, Cepillín, Burbujas y el tema de los Tóndercats.

Y llegó el momento, una noche de 1988 o 1989, ¡que agarran y que pasan la película de Kiss! Sobra decir que estaba encantado con el filme, no sólo los monos esos de los cartones cobraban vida sino también le hacían al Rockanrol y además de eso tenían poderes. ¡Eran cómo superhéroes!

De lo poco que recuerdo, ya que jamás volví a ver la película, es de cómo la banda es capturada en un parque de diversiones por un científico loco que ha construido unos Kiss robots para suplantarlos (¿su propósito? probablemente, hacerse rico cómo el nuevo manager de Kiss). Los verdaderos y únicos Kiss se liberan gracias a sus superpoderes y pelean contra sus malvados dobles. El de la lenguota echaba lumbre por la boca, el Gato era bien rapidisisisísimo, el de la estrella echaba un rayo por el ojito estrellado y el de plateado se desaparecía… ¡Wooooralex!

Al final derrotan a los malvados y nos deleitan con una de sus rolas. FIN.

Seguramente viéndola ahora es una película merecedora de todos los Razzies habidos y por haber… bueno, menos el de la banda sonora, las rolas si estaban chidas. Lo que quiero decir es que pese a ser una película malísima (que a mi me pareció el Ciudadano Kane) el momento que nos hizo pasar en familia no lo cambio por nada, eso sí lo tengo bien grabado. Mis papás, mis hermanas y yo, hechos bola en un colchón en el suelo, ninguna luz encendida, sólo el fulgor de la tele y las imágenes de unos monos pintarrajeados que aventaban rayos y lumbre y se desaparecían y que corrían bien rapidísimo. Es de los recuerdos que más atesoro, de la familia que éramos y lo mucho que nos queríamos. Quizá hubiera dado igual si hubieran pasado una de Clavillazo, pero dudo que el recuerdo hubiera perdurado hasta hoy de no ser por Kiss.

Muchas gracias por los recuerdos, Kiss.

¡Ah! ¿y la música de Kiss? pues bien, gracias. ^^

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s